¿Comprar una moto para ir al trabajo?

Gasolina

Tal vez debido a las constantes alzas en la gasolina y los congestionamientos en nuestras carreteras, algunas personas han optado por comprar una moto como alternativa para ir a trabajar y dejan el carro en la casa.   Me dio curiosidad saber cuál es el valor real del ahorro y esto es lo que encontré:

El rendimiento de un carro promedio es de 15 kilómetros por litro de gasolina (ver nota), mientras que el rendimiento promedio en motos es de 30 kilómetros por litro (tomando como ejemplo una Suzuki 125 cc).

Digamos que la ruta de una persona sea 20 kilómetros diarios  (para darnos una idea, es como ir y venir del Mall Real Cariari al Museo Nacional en San Jose) y que use gasolina Super que ahora cuesta 767 colones por litro. Con estos datos, el costo de la gasolina para un auto debería ser 20,453 colones mensuales, mientras que la moto gastaría la mitad: 10,227.

Si compramos una moto de un millón de colones, recuperaremos lo invertido en la moto despues de 8 años de uso.  Sin embargo, si nuestro recorrido es mucho más largo,  por ejemplo 50 kilómetros diarios, en 3 años habremos recuperado lo que invertimos en la moto con el dinero que ahorramos en gasolina.

En resumen, la idea de dejar el carro en la casa y comprar una moto para ir a trabajar vale la pena solo si el recorrido previsto es largo. De lo contrario, el costo de la moto, su mantenimiento, seguros e impuestos, no lo justifica.

 

Nota:  El análsis es con datos genéricos, entendiendo que vehículos tienen rendimientos variables dependiendo si viajamos en ciudad o carretera, el estado y el tipo de vehiculo. Algunos de los datos encontrados sobre rendimiento son:   Swift (Suzuki) rinde: 14.29 kilómetros por litro en la ciudad, Focus (Ford) rinde: 14.20- 15.20 kilómetros por litro en la ciudad, Tiida (Nissan) rinde 13.00 kilómetros por litro en la ciudad, Spark (Chevrolet) rinde 17.57 kilómetros por litro en la ciudad, Yaris (Toyota) rinde 16.50 – 17.40 kilómetros por litro en la ciudad.  Por otro lado, el precio de las motos varia muchisimo, por lo que usé el precio mínimo de motos nuevas en el mercado. 

 

photo credit: <a href=”http://www.flickr.com/photos/87913776@N00/460375914/”>futureatlas.com</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”http://creativecommons.org/licenses/by/2.0/”>cc</a>

Mis finanzas estan en crisis!!!

En la vida hay muchas situaciones que suceden sin que podamos evitarlas y afectan nuestras finanzas hasta ponernos en crisis.  Un accidente, un robo, un divorcio, una enfermedad, la muerte de alguien cercano o la pérdida repentina del trabajo son algunos ejemplos.  Salir de una crisis requiere orden, disciplina y sobre todo actitud positiva.  Aquí algunos consejos para manejar nuestras finanzas personales en momentos difíciles:

  1. Mantener la cabeza fría.  Este puede que sea el reto más grande, ya que estas situaciones afectan nuestras emociones y no es sencillo poner los sentimientos a un lado. Las decisiones que se toman al calor de la ira, el miedo o la tristeza, por lo general no son buenas.
  2. Haz una lista.  Elabora un inventario de lo que tienes (efectivo, ingresos, inversiones, activos en general), de tus deudas y tus gastos.  Eso te dará una idea clara de la situación y ayudará a entender con qué cuentas y qué necesitas. Este es el punto de partida para elaborar un plan.
  3. Paga tus deudas.  Conversa con tus acreedores y busca hacer un plan de pago flexible que te ayude a recuperarte. El pago de las deudas es prioritario, ya que si no lo hacemos estaremos creando una bola de nieve que va a complicar más nuestra situación.
  4. Revisa tus gastos para identificar qué es realmente necesario y cuáles son las cosas de las que podemos prescindir por un tiempo.  Es importante tener la disciplina de no incurrir en gastos que, aunque nos agradan, en esta etapa no los podemos afrontar y mucho menos endeudarlos para poder cubrirlos. Por ejemplo, evitemos gastar en entretenimiento (fiestas, restaurantes, cine, etc.) y en comprar cosas que no son realmente esenciales.
  5. Elabora un presupuesto provisional  y revisa continuamente si lo estás cumpliendo. El presupuesto es la guía para salir de la crisis. No debes apartarte del camino.
  6. No asumas nuevas deudas. Estamos tratando de reconstruir nuestro patrimonio, por lo que éste no es un buen momento para comprar cosas grandes ni financiar.

Intenta no perder de vista las cosas buenas que tienes a tu alrededor y ver esta etapa difícil como una oportunidad para aprender y reorganizarte.  Ánimo!